Oyekun Kana

By Orula
In
Aug 27th, 2014
0 Comments
432 Views

Patakín:
Aye tenía varios hijos y tenía preferencia por eggun leri fifesho pero ésta no respetaba al padre, que era Olokun; este siempre le llamaba la atención a Aye, pero ésta tenía un gran gobierno sobre Olokun porque ella había ido donde Osain, quien le entregó un gran secreto, que todos los días por la madrugada y a las 12 del día iba donde él, lo llamaba y le decía: “abelekun omi mogualle teni eggun mazaron eggun mazao”.
La hija de Aye y de Olokun se llamaba igual que la madre, Olokun, tenía su preocupación y le llamaba la atención a Aye, ya que él notaba algo que no era natural y Aye se molestó.
Olokun ya cansado, salió a caminar y llegó a ilé yegua muy preocupado, Oddua le preguntó qué le pasaba,  este se lo contó todo y Oddua cogió dos eyele y limpiaba a Olokun y decía: “eggun yare Ikú, eggun leri omo fifesho”.
Y delegó el poder a Oddua y dijo: yo me voy a hacer cargo para que ella lo respete y lo considere, pero tienes que separarte de ella para que viva en el mundo siempre apenada, te voy a dar una cosa para que la eches donde el secreto de Aye para que eso muera. Le entregó a Olokun una botella con agua, ero, raíz de algarrobo, añil, orine de gato y de perro. Cuando llegues echa eso; a todos los hijos de Aye los voy a volver invertidos, porque te están engañando y no han sido francos conmigo y los voy a castigar, ve y has esto, que te voy a esperar aquí.
Eggun fifesho empezaron a comer leri de eya tuto, eyele dun dun y lo echaba en un joro joro y cantaban: “sebele eggun ori aba sebele eggun omo fifesho ori oba”.
Cuando Olokun hizo la operación en el secreto de Aye y fue a verla se encontró que los hijos de Aye se habían vuelto alakuata, Olokun se quedó azorado y salió corriendo con una campana y una ashere y le dijo a Oddua y eggun fifesho que pena tan grande, he pensado no volver a casa de Aye y Oddua dijo: usted volverá para que sepa lo último que va a pasar, yo cumplo contigo, pero sabrás que no puedes vivir más con Aye; Olokun pidió perdón y dijo: no quisiera nunca abandonar a Aye pero sí que me respete.
Cuando Olokun llegó, se encontró a la hija de Aye que estaba como loca y decía eggun leri fifesho, Aye se asustó y se tiró delante de Olokun y entró al cuarto y vio a sus demás hijos que eran ayacuata.
Olokun le dijo que estaría en la casa, pero que no viviría más con ella.

Contenido relacionados

  • Signo de ifa oshe folokana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

facebook comments: