Saltar al contenido

Oyekun Ogunda – Oyekun Tekunda

Tratado enciclopédico de Ifá

Oyekun Ogunda
Oyekun Tekunda

+
I 0
I 0
I 0
0 0

Rezo: Oyekun Tekunda lobina nasa oyo opa ota kuku wora adifafun aberegue luba omo Orunmila koba Oggún titiwo bebere olotura agogo labiniku teniye ewe oguma Ifá ni ota ojojo ebbo adie, eku, eya, owo teteboru.

En este oddun nace:

1.- La espiritualidad de Ifá.
2.- El mensu (tarro cargado en la prensa).
3.- Soplar el obi mascado con atare meta a los cuatro vientos.

Descripción del oddun.

Aquí no se come en mesa. Cuidado con la justicia y con calumnias. No se acueste con la ropa puesta y no duerma en cama ajena. No permita que nadie lo invite a comer.

El enemigo está en su casa. No coma gallina. Pierde la memoria por momentos. No coma con sal. No sea avaricioso.

En este oddun Orunmila le da el mando a Oshún para tirar el dilogún. Aquí nació la espiritualidad de Ifá. Es el espíritu de Orunmila personificado. Si su tonti abure Ogunda Yeku es la personificación material de Orunmila, este oddun Oyekun Tekunda es su personificación espiritual.

No se puede ser avaricioso, pues la avaricia pierde. Con la misma brujería del enemigo se vence. Se le pone a Oshún un hacha de oro. Marca en Ifá la llegada del río. Se le pone al eggun protector natilla, oti, cafe, omi, flores, tabaco, cigarro y una itana en un árbol hueco en el monte.

No se puede dejar lo seguro por lo dudoso. El awo no debe de ir a ningún lugar dejando lo suyo pendiente porque pierde seguro. Este signo le dice al awo que Orunmila se ha ido de su casa, y para que vuelva, que haga ebbo con adie meyi dun dun, eku, eya. En el ebbo de este signo no debe faltar una gandinga.

Nacimiento del mensu (tarro cargado en la prensa). Se le dan dos adie a Osun y se le llevan al río, crudas o cocinadas, como ella determine. Se usa en la cadena del cuello una hachita de oro para el desenvolvimiento. A Elegbara se le pone un espejito lavado con omiero y por la parte trasera se le da de comer un jio jio junto con Elegba.

Preparar un inshe Osain con un espejito. Se le pone a Orunmila un espejito y un pedazo de caña brava se toma caldo de tuétano de hueso con una iwereyeye no se come picante ni se bebe vino seco. En ayuna se toma una copa de oti para estimular. Se va al pie de una mata de caña brava, se coge la punta de una rama, se la pone en el estómago y la suelta pidiéndole a Olofin a Oshún y a Orunmila que le quiten lo malo.

Aquí habla la gandinga. Al ikofa se le pone delante un canuto de caña brava. Por este Ifá se pone una mano de dilogún lavada en una sopera frente al Ifá del awo. Si lo mandan del campo vaya, que allí está su suerte. Se va a encontrar una obini que será su felicidad, pero cuidado con comidas y bebidas. Sea conforme no sea cosa que lo pierda todo.
Orunmila tenía que ir a un itá y sus enemigos lo querían enredar en la pimienta de guinea que tenía el coco. Como él había hecho ebbo con adie meyi dun dun, las cocinó y las hechó en su apo. Cuando él llegó lo convidaron a comer, él les contestó, no tengo hambre, ya comí por el camino.

Nota: antes de comenzar el ebbo, el awo mastica un pedazo de obi con atare meta y lo sopla en el ebbo.

Aquí nació el soplar el obi mascado con atare meta a los cuatro vientos, cuando se le da obi tutu a la ikoko Osain.

Secreto: poner natilla y comida en el hueco de un árbol seco.

Ewe del signo: hierba de la niña, bejuco berraco y ewe oguma (maravilla).

Obras de Oyekun Ogunda.

Ebbo: un gallo, gandinga y perro.

Ebbo: owunko, akuko, osiadie, adie meyi, eyele meyi, malaguidi meta, abiti meta, gbogbo leniya, ashe, igui, inle onika, opolopo owo.

Nota: owunko para Oshún, akuko para eshu, osiadie opa guodo,eyele meyi para Obatalá.

Ebbo: un gallo, atitan ile loya, eku, eya, epo, opolopo owo.

En el oddun Oyekun Funda:

Hueco en el monte: aguardiente, café, agua, flores y un tabaco con una vela. Se le pone dedicado al eggun protector, en un árbol.

Rezos y suyeres.

Rezo: Oyekun Ogunda intori araye kaferefún Oshún Olofin Eshu akata bomi omi amuokote mosu soyo oshe loti lose aun ota Orunmila Olofin dire lofa Orunmila.

Rezo: intori eyele ni lete awo ibasen bono no lolo ero lomba tumba awo rere ni adifafun tobo shiwi Ifá owunko oddunde asho teledi intori okuni ile lona, lodafun Obatalá.

Rezo: intori araye eyele lebo intori iguabobo agutan lebo Orunmila ifayoko lodafun eggun ayaka.

Rezo: Orunmila adifayoko Oggún ayaka.

Rezo: apato mabiran aquite mabibelli efin abilogue shaundati lare ilishu ranipo arde mamake baba shike iguioribe olloku tegunda lobina nasa titi guo lelere eletura agogo lebo leobabebinka tenulla oguoaguma ifani ota ofofo lebo oku eya.

Dice Ifá Oyekun Ogunda.

Que tenga cuidado con la policía, no vaya tener que huir o esconderse. Con lo que Ud. tiene, no sea avaricioso, porque por la ambición puede perder la vida, y cuando mejor salga, puede perderlo todo. No deje lo cierto por lo dudoso. A Ud. lo van a mandar a un lugar a buscar lo que le conviene, pero tres personas le van a decir que no vaya que es para malo, para que Ud. no vaya; no les haga caso porque allí es donde está su suerte; esas tres personas son enemigos suyos y ellos no desean que Ud. esté bien. Ud. se ha de encontrar con una mujer que será su felicidad, tenga cuidado con una calumnia.

Refranes.
1.- El que dice calumnias de otros rebaja su propio prestigio
2.- Un hombre puede arrepentirse de sus actos anteriores pero tiene que soportar sus consecuencias.
3.- El atormentador hace que sus víctimas sean inflexibles.
4.- El incendio en los campos no aflige a la paloma porque tan pronto ve extenderse las llamas se va para un refugio.
5.- Quien queda de cabeza donde fue cola no quieren respetarlo.
6.- Oído que oye todas las lenguas trastorna su cabeza.
7.- No deje lo seguro por lo dudoso.

Relación de historias o patakín de Oyekun Ogunda.

1.- El avaricioso.

Ebbo: un gallo, gandinga y perro.

Patakín:

En este camino, cierto perro fue una vez al matadero y se robó una gandinga; cuando se llevaba la gandinga, al cruzar el río como es natural, la gandinga se reflejó en el agua, viéndola mucho mayor que la que él llevaba en la boca. El perro al ver la gandinga tan grande soltó la presa de su boca para coger la que vio mucho más voluminosa, cayéndosele ésta dentro del agua. Y por avaricioso se quedó sin una y sin la otra.

2.- Los tres arayes de Orunmila.

Rezo: Oyekun Ogunda intori araye kaferefún Oshún Olofin Eshu akata bomi omi amuokote mosu soyo oshe loti lose aun ota Orunmila Olofin dire lofa Orunmila.

Ebbo: owunko, akuko, osiadie, adie meyi, eyele meyi, malaguidi meta, abiti meta, gbogbo leniya, ashe, igui, inle onika, opolopo owo.

Nota: owunko para Oshún, akuko para eshu, osiadie opa guodo, eyele meyi para Obatalá.

Patakín:

Olofin salió a buscar a Orunmila porque había muchos muertos y quería saber qué cosa debía hacer para evitar eso. Cuando Orunmila llegó a casa de Olofin, tocó a la puerta y salió el carnero, el chivo y la gallina y le dijeron a Orunmila que no entrara y que se fuera a la carrera ya que Olofin estaba esperándolo para matarlo.

Orunmila, al oír esto se fue precipitadamente para el monte y en un árbol hueco que había se metió. A los pocos días paso una mujer embarazada, que era cortadora de leña y cuando fue a cortar el mismo palo donde estaba metido Orunmila, esta lo ve y él la comienza a adivinar, diciéndole que iba a ganar mucho dinero.

La mujer salió y se lo contó a Olofin, éste localizó nuevamente a Orunmila, lo mandó a buscar, pero Orunmila temeroso le manda a decir que él sabía para que él lo quería, que era para matarlo y que tampoco debía ir a pie.

Entonces Olofin le mandó un caballo y cuando Orunmila le dijo a Olofin; que los muertos que él había visto eran por causa de los chismosos que estaban dentro de su casa, que eran el carnero, el chivo y la adie (la gallina), Olofin los mandó a matar a todos y los cogió para el ebbo.

La mujer que vendía leña se hizo rica y encontró un hacha de oro.

3.- Cuando Obatalá comía sin sal.

Patakín:
Obatalá nunca salía a la calle y todo lo que se cocinaba en su casa era sin sal, pero un día Obatalá preparó un viaje, y por tal motivo le encomendó a su criado de confianza que podía darle con sal, la comida a todos los demás criados de la casa.

Como ya era costumbre cocinar sin sal, al criado se le olvidó echársela a la comida tal como se lo había ordenado Obatalá. Esto fue lo suficiente como para que los demás criados se reviraran y le prepararan muchos chismes sobre el criado a Obatalá para cuando este regresara.

El criado, sabiendo lo que le esperaba fue a casa de Orunmila, para que lo sacara de esa dificultad; y Eshu se encargó de agregarle lo que le faltaba. Cuando regresó Obatalá, probó la comida por lo que no creyó nada de lo que le contaron sus criados.

4.- Cuando Obatalá no quiso hacer ebbo.

Patakín:

Dice Ifá que Obatalá iba a hacer un viaje al campo y antes de partir quiso saber lo que decía Orunmila; este le dijo que hiciera ebbo antes de emprender el viaje porque iba a tener problemas con la justicia. Obatalá le respondió que él era muy grande, muy grande y que no iba hacerlo y cogió un saco, una soga, dos cocos y partió.

En un determinado lugar donde tenía que dar un salto, abandonó el saco en un extremo y saltó al otro, pero el enemigo, que lo acechaba, abrió el saco y le echó una serpiente dentro. Obatalá no lo vio y volvió a cargar con su saco, pero el hijo de su enemigo, que no sabía que la serpiente estaba dentro del saco, vio el saco, metió la mano y la serpiente lo mordió. La policía prendió a Obatalá, y por el camino comenzaron a investigar quién había echado la serpiente en el saco, cosa esta que no pudieron averiguar; pero Obatalá fue donde Orunmila y éste le dijo: “el padre tiene la culpa de lo que le sucedió al muchacho”. Obatalá fue absuelto por inocente y tuvo que hacer ebbo con un saco, una soga y dos cocos.

Contenido relacionados

  • TEKUNDA YAFIKOWANE ZURFI