Iroso Trupon

By Orula
In
Sep 2nd, 2014
1 Comment
785 Views

Patakín:
En este camino gobernaba un babalawo que se llamaba odara ni awo, y
Cuando nació en la tierra de owala yebe, la gobernaba Shangó y Yemayá.
Cuando el awo nació su padre se llamaba awo barayeni ifa y la madre se
Llamaba loyukudede, llamada asi porque nació en la tierra loyukudede.
Acababa de nacer el awo y su madre otoku y ella se fue por el intestino;
Elegba que la vio asi porque estaba en la puerta de la calle sintio
Llegar a odara ni awo, entro en la casa, lo cargo y salio corriendo.
Por el camino venia el padre awo barayeni ifa que cuando vio a
Elegba que tenía a su hijo, se tiro delante de este y le pregunto que
Era lo que había pasado.
Elegba le conto todo y awo se cayo muerto de repente; en eso venian
Shangó y Yemayá, y Elegba del susto le entrego en los brazos de Yemayá y
Shangó a odara ni awo y le conto lo sucedido. Elegba y Shangó cogieron
Al padre y a la madre y los enterraron mientras cantaban:
” eggun iku olona eggun eggun iku olona
Eggun eggun baba iku olona eggun eggun “.
Cuando acabaron, Elegba y Yemayá presentaron al muchacho a Olofin “kawo
Odara ni awo”, Olofin le dijo que este muchacho tendria una gran
Suerte, seria un gran babalawo y ellos lo harian muy grande, pero que
Seria mal agradecido y desobediente y que se iria de esa tierra
Para otra tierra por orgulloso.
Shangó y Yemayá lo bautizaron y alos siete años lo llevaron donde estaba
Orunmila para que le hiciera ifa.
Orunmila no queria, pero tanto insistio Yemayá que lo convencio para
Que le hiciera ifa a odara ni awo; Orunmila le hizo ifa y le dijo: “para
Que tu no te pierdas y vivas muchos años como awo nunca podras
Visitarme, yo ire a tu casa o tu tierra a verte”.
Odara ni awo, todos los dias al levantarse y antes de acostarse le
Pedia la bendicion a Yemayá y a Shangó, este estaba muy contento con el
Por lo que hicieron una cosa lindisima para que viviera y poblara
Aquella tierra.
Odara ni awo iba creciendo y cada vez que le pedia la bendicion a
Yemayá esta le daba un secreto y cuando le pedia la bendicion a
Shangó, antes de acostarse, este le daba otro secreto; cuando hablaba
Con Elegba le decia: tu eres el unico que no me das secretos, Elegba se
Reia y se ponia a correr de una lado para otro, esto no le gustaba a
Shangó ni a Yemayá y se sentian incomodos, por lo que le preguntaron a
Elegba que era lo que pasaba. Elegba le contestaba: este hijo de iro
O tutu nada más. Shangó y Yemayá no le hicieron caso a lo que decía Elegba. Odara ni awo ya era grande por lo que Yemayá y Shangó le entregaron el mando de la población. Elegba les llamó la atención sobre esto, pero ellos no le hicieron caso.

Odara ni awo salió un gran adivino y el pueblo creía mucho en él y Yemayá y Shangó estaban enamorados y salían a buscarle gente a otras tierras, y se las traían a odara ni awo que con una parte del owo que ganaba mejoraba la situación de la población y el resto lo guardaba. Pasó el tiempo y odara ni awo estaba engrandecido, su fama era muy grande gracias a Shangó y Yemayá. Elegba que sabía lo que había hecho Orunmila, se levantaba muy temprano, despertaba al awo y lo sacaba a la calle a pasear. Yemayá y Shangó esperaban que odara ni awo, le fuera a pedir la bendición como de costumbre, pero veían como éste regresaba siempre de prisa por la gentes que tenía esperándole, y que no tenía ya ni tiempo para pedirles la bendición.

Elegba pensando como encontrar la forma que odara ni awo no le pidiera la bendición a Shangó fue a la tierra ile leyekun lede que era la tierra de eggun iyare y le buscó una obini llamada fekelalo y la trajo para que odara ni awo la mirara. Este se enamoró de la obini y todos los días a la hora de dormir iba a verla y venía tarde y no le pedía la bendicion a Shangó.

Shangó y Yemayá estaban disgustados porque el awo no cumplía con ellos; Elegba todos los días se les reía en la cara a Yemayá y Shangó. Yemayá se fue al mar y Shangó dio tres vueltas de carnera y salió junto con Elegba a donde estaba Orunmila y este les dijo: yo le hice ifá por ti y tú tenías que haber hecho lo que yo te dije, dejarlo solo.

Yemayá, soberbia aprovechó que Shangó estaba en casa de Orunmila, salió al mar, se incó y llamó a orun y se puso a cantar:

“eggun ikú felona eggun
Eggun iye ikú felona eggun
Eggun baba ikú felona eggun”.

Se aparecieron el padre y la madre de odara ni awo, fomentaron un viento; Yemayá se volvió al mar formando un remolino y botó el mar fuera, acabando con aquella tierra. Cuando Shangó y Elegba sintieron esas cosas, quisieron salir para hablar con Yemayá y eggun, pero ya era tarde, porque se había perdido toda aquella tierra, junto con odara ni awo.

Nota: cuando se hace este ebbo se marcan los siguientes signos de eggun en el piso, se pone igba con todo lo del ebbo; en el medio se le da akuko a eggun babare y ori ninu iba, adie a eggun iyare, ori umbeborosi iyara baba. Si están vivos hay que darle akuko a eggun okuni, adie a eggun obini.

El jio jio es para oparaldo. Por este camino hay que averiguar bien lo que quiere Elegba y siempre hay que hacerle algo.

 

Contenido relacionados

  • iroso trupon

One Response to “Iroso Trupon”

  1. Jose dice:

    Muy buen consejo awi ni orumila iroso batrupon caracas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

facebook comments: