Iroso Yeku

By Orula
In
Sep 6th, 2014
0 Comments
618 Views

Patakín:

En la tierra reyenere Ifá inle vivía awo Oba koloye quien tenía el poder de la sombra para salvar de Ikú a todos sus hijos que vivían en aquella tierra.

Awo Oba koloye los juraba en su gran secreto para que Ikú no los viera; este gran secreto se lo había entregado su padre awo Koloye. Ikú lo hacía con adie dun dun a todo el que iba jurar awo koloye, lo sentaba en una apoti (silla) y cantaba: “akuada oba yeibeye Ikú akuada oba yeibeye Ikú akuada oba yeibeye Ikú, Ikú leleo kuada oba yeibeye Ikú”.

Mataba la adie dun dun detrás de la apoti y desaparecía lo que quedaba en la silla. Ikú a cada rato iba a visitar la tierra yeyere nifa inle y al llegar ahí encontraba solo la apoti y la adie dun dun e Ikú se ponía roñosa y soberbia y apretaba la cabeza ella misma porque tampoco encontraba a awo Oba koloye, quien por la virtud que tenía se volvió una sombra negra que Ikú confundía con la noche y así no encontraba a nadie; Ikú salió de allí muy disgustada porque en la única tierra que no encontraba a nadie era la tierra de awo Oba koloye.

Un día fue a visitar a Olofin y tampoco, no lo encontró, saliendo de allí muy disgustada y por el camino iba cantando: “Elegba nanire Ikú Elegba nanire Ikú Ikú logua”. Elegba que venía por el camino vio a Ikú y se le presentó preguntándole qué cosa le sucedía, e Ikú le contó lo que le pasaba. Elegba que estaba disgustado con awo Oba koloye porque en cierta ocasión le había pedido un osadie y este no había accedido; le dijo a Ikú: ven conmigo que vamos a reunir a varios awoses para que manden a buscar a awo Oba koloye.

Elegba e Ikú salieron juntos para la tierra delele awo Makuaba y allí se reunieron con los otros awoses, en esta tierra era donde vivía el padre de awo Oba koloye quien enterado de lo sucedido mandó a buscar a su hijo con Elegba. El Oba koloye iba con Elegba pero estaba inconforme y cuando llegó a la tierra delele awo Makuaba se encontró con su baba awo Oba yeibeye Ikú, quien llamó a su hijo Ikú a un lado, hablando con él le regañó y le dijo: tu tenías que haberle dado el osiadie a Elegba y cada vez que hacías kuaraldo del secreto que yo te mandé y te enseñé, que es tuyo, tenías que haber enterrado enseguida la adie dun dun en un joro joro para que Ikú no hubiera cogido rastro de nada, y no supiera nada de tus secretos; ahora tú tendrás que ser esclavo de Ikú, por no haber hecho las cosas como yo te enseñé, tú quisiste saber y hacer más que yo y ahora servirás de castigo y tendrás que hacer un juramento con Ikú.

Entonces awo Oba yeibeye Ikú arrodillo a Ikú y a sus hijos delante de los otros awoses y les dijo: ¿ustedes juran que van a aceptar el pacto por siempre? y ellos juraron. Entonces awo Oba yeibeye Ikú dijo a su hijo, tú tendrás poder grande sobre Ikú y cada vez que tú entierres un osiadie en joro joro y salves así a algunos de tus hijos tienes que salir antes de Ikú para indicarle lo que tú quieres que ella unyen.

Ikú le contestó: bueno, pero tú echas la tierra encima; y así juraron los dos delante de awo Oba yeibeye, Ikú y los demás awoses. Entonces para hacer una comprobación del juramento awo Oba koloye trajo al momento adie y eyele, Ikú que nunca había comido animales se los comió esta vez, y ahora tú las tapas y así lo hizo. Cuando awo Oba koloye estaba echando tierra cantaba: “iba koloye iba koloye iba koloye igua inle koloye”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

facebook comments: