Iwori Irete

By Orula
In
Aug 25th, 2014
0 Comments
311 Views

Patakín:

Había un rey que gobernaba a su pueblo con mano de hierro. Teniendo todas las libertades reprimidas, este rey era de carácter variable y despótico. Un día decidió dejar el gobierno de su pueblo a sus ministros para ir a recorrer varias naciones, los ministros lo odiaban por la forma despótica y absoluta con que gobernaba. Cuando el rey partió a su recorrido por tierras extranjeras, el pueblo al saberlo hizo grandes fiestas, pues ya libre, temporalmente, del yugo del tirano, vivía feliz pero temiendo siempre el regreso del mismo.

Pasado un tiempo, el rey mandó un emisario con la orden de que le hicieran un gran recibimiento cuando regresara, pues estaba a punto de culminar su recorrido por los países cercanos. Al recibir aquel mensaje, los ministros, que eran los que estaban gobernando, se reunieron y acordaron prepararse bien para cuando volviera el rey, vencerlo. Le pusieron trampas en todas las entradas al reino, las que después taparon y camuflagearon con hierbas. Al recibir el rey de manos del emisario la contesta de los ministros, decidió ese mismo día partir de regreso a su tierra; se montó en su caballo blanco y al llegar a una de las entradas de su reino el caballo cayó en una de las trampas y a consecuencia de la caída el rey se mató.

Y así fue como el pueblo se pudo liberar de aquel sanguinario tirano.

Nota: habla de un hombre déspota que abandona su casa y más tarde decide regresar a la misma para continuar hostigando a su mujer y demás familiares. También habla de obstáculos que hay, posiblemente por ogo o por un eggun araye para que la persona se corone en el santo. Habla de endurecimiento del cuero cabelludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

facebook comments: