Iwori Juani

By Orula
In
Aug 26th, 2014
0 Comments
311 Views

Patakín:

Había un comerciante que siempre le daba a beber café a un viejito que visitaba su comercio, y este le echaba la bendición, por lo que el negocio iba bien y poco a poco el comerciante fue prosperando. El comerciante prosperó tanto que se tornó orgulloso, y ya no atendía al viejito porque siempre estaba muy ocupado y le molestaba que el viejo viniera a su comercio y así poco a poco lo fue despreciando.

Pasó el tiempo y frente a este comercio un desconocido puso una venta y cuando el viejito visitó su comercio y pidió un café, él se lo despachó y no se lo quiso cobrar. El viejito lo bendijo por su buena acción. El viejo había dejado de ir al primer comercio porque se dio cuenta que el dueño lo despreciaba porque era pobre, por lo que comenzó a visitar todos los días el nuevo comercio, donde el dueño lo atendía muy bien y éste nuevo comerciante empezó a prosperar.

Debido al buen trato que este nuevo comerciante les daba a los clientes, la gente empezó a ir diariamente al mismo por lo que la clientela del primer comerciante comenzó a ir en decadencia, y como también le faltaban las bendiciones del viejo, al poco tiempo tuvo que cerrar el negocio.

En cambio en nuevo comerciante, a pesar de estar prosperando en su negocio, nunca dejó de tratar en buena forma al viejo y de ayudarlo en lo que fuera necesario, y en lo que estuviera a su alcance.

Nota: si la persona está enferma se le entrega un bastón de la rogación (ebbo) para que todos los días camine hasta su puerta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

facebook comments: