Iwori Obara

By Orula
In
Aug 26th, 2014
0 Comments
295 Views

Patakín:

En este camino a Orunla lo mandaron a buscar de un pueblo, pero antes de ir se vio este signo cuando se hizo osode, que le mandó a hacer ebbo antes de salir porque había trampa en el camino. Cuando se iba a hacer el ebbo tocaron a la puerta y al abrirla vio a un hombre que estaba muy desesperado el que le pidió que lo viera rápidamente, pues tenía un gran problema. Orunla le dijo al hombre que no podía mirarlo en aquel momento y que volviera más tarde, pero fueron tantas las súplicas del hombre que Orunla lo examinó y le vio este mismo signo.

Eshu, que lo estaba viendo todo, puso una piedra grande en la puerta de la calle y cuando el aleyo salió no la vio y se cayó de bruces y molesto, se dirigió a casa del gobernador y le dijo que había un adivino que le había robado. El gobernador con el hombre y un grupo de soldados se dirigieron a casa de Orunla. Por su parte Orunla, ajeno a esta amenaza ya se había hecho el ebbo y le había dado el chivito a Elegbara en la puerta de la casa conjuntamente con la piedra. El gobernador le preguntó al hombre donde vivía el adivino pero el hombre no veía la casa y decía: si yo vine aquí hace tan solo un momento. El gobernador le contestó: aquí no vive ningún adivino, solo hay mucha pica pica y por consiguiente usted es un mentiroso que se está riendo de mí, y dirigiéndose a los soldados les ordenó detenerlo por calumniador y por reírse de la autoridad.

Nota: Eshu después de comerse el owunko que Orunla le dio, cubrió la casa con pica pica y así ni el hombre ni el gobernador, ni los soldados vieron la casa de Orunla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

facebook comments: