Iwori Otura

By Orula
In
Aug 26th, 2014
0 Comments
489 Views

Patakín:

En la tierra eyeni aye había una babalawo que era hijo de Oyá con Ayaguna, pero este se había ido de su casa muy pequeño porque le había cogido miedo a Obatalá y a Oyá; él se había ido a vivir a la tierra de Aye bawa, Eshu Elegba gogoro, que vivía allí, pero iba a comer a la esquina todos los días. Awo omo Iwori Tunilara, Ifá ori Aye que vio a Eshu gogoro se puso a cantarle con una campanilla: “Eshu gogoro lorini aye oma omo eyi Ifá agba omo eni Ifá Iwori Tunilara bababeni Elegba baba orilayeo omo laye”.

Se hincó delante de Elegba y Eshu gogoro cogió y lo limpió con el ewe y el osiadie y lo llevó para la otra esquina y lo limpió con el ewe y la eyele y le dijo: te voy a ayudar, pero mira, yo tengo un saco de palos de distintas maderas y un saco de otas y un saco de cuentas; para que tú hagas un mercado aquí y la gente te conozca aquí en este pueblo, pero tú tienes que poner tu signo en el suelo y tienes que adivinarle a todo el mundo, que yo haré que lo que tú digas suceda.

Awo Ifá ori Aye Iwori Tunilara, abrazó a Eshu gogoro y este le echó la bendición y le dijo: “ashé berekun aye Oyá, ashé berekun maye Ayaguna, ashe berekun Aye ori laye, eni Ifá Orunla, ashé berekun aye, Orun male Olofin ashé berekun aye abbun”.

Elegba le echó la bendición, para que tuviera todos los poderes, le entregó todas las cosas, pero Elegba hacía tiempo que no comía akuko. Iwori Tunilara se quedó dormido y soñó que el primero que viniera le pidiera 3 gallos para dárselos a Elegba que hacía tiempo que no los comía y se apareció una mujer y un hombre buscando a su hijo y este le dijo: ustedes están buscando una cosa que dan por perdida, pero ustedes tienen tres gallos allá en su casa, uno negro, uno rojo y uno blanco. Tienes que traerlos para hacer una cosa.

Salieron, Eshu gogoro se puso contento y dijo: “ashebo, asheto onire agba ashegun ota”. Salió Oyá y Obatalá, Iwori Tunilara dijo: se parecen a mis padres y al otro día aparecieron Oyá y Obatalá con los tres gallos e Iwori Tunilara ori aye dijo: espérenme aquí y fue donde Eshu gogoro que estaba dormido y le dio de comer los tres gallos y le dijo: dale los tres pedazos de eran malu y cuando salgan de aquí que lo boten en el camino uno, y dos en dos esquina; pero Obatalá y Oyá lo pusieron en la puerta de la casa y cantaban: “Ifá niwa mayekunye, ori aye ori ni Ifá ori bawa”.
Elegba que estaba escondido les contestó: “oma laye ni oma laye eni Ifá laye unyen eni Elegba ni laye unyen ni
Ifá”.

Obatalá y Oyá oyeron una voz que no sabían de donde venía y dijeron esa voz viene de atrás y dice que viremos hacia atrás que dentro de siete días encontrarás a nuestro hijo, pero que tenemos que ir donde ese adivino Iwori Tunilara ori aye Elegba. Eshu gogoro viró para atrás y abrazó a Ifá Ori Aye y le dijo: hijo ya tú tienes a todo el pueblo atendiendo a los aleyos, pero ya encontraste a tus padres que vinieron aquí, pero ellos vendrán a visitarte a menudo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

facebook comments: