Notice: register_sidebar_widget is deprecated since version 2.8.0! Use wp_register_sidebar_widget() instead. in /home/orula.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 4435

Notice: register_widget_control is deprecated since version 2.8.0! Use wp_register_widget_control() instead. in /home/orula.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 4435

Notice: register_sidebar_widget is deprecated since version 2.8.0! Use wp_register_sidebar_widget() instead. in /home/orula.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 4435

Notice: register_widget_control is deprecated since version 2.8.0! Use wp_register_widget_control() instead. in /home/orula.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 4435

Notice: register_sidebar_widget is deprecated since version 2.8.0! Use wp_register_sidebar_widget() instead. in /home/orula.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 4435

Notice: register_widget_control is deprecated since version 2.8.0! Use wp_register_widget_control() instead. in /home/orula.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 4435

Notice: register_sidebar_widget is deprecated since version 2.8.0! Use wp_register_sidebar_widget() instead. in /home/orula.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 4435

Notice: register_widget_control is deprecated since version 2.8.0! Use wp_register_widget_control() instead. in /home/orula.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 4435

Notice: register_sidebar se llamó incorrectamente. No se ha definido el id id para la barra lateral «Top Sidebar Widget». Usando por defecto «sidebar-1». Establece manualmente el id id a «sidebar-1» para silenciar este mensaje y mantener el contenido actual de la barra lateral. Por favor, visita Depuración en WordPress para más información. (Este mensaje se añadió en la versión 4.2.0.) in /home/orula.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 4773

Notice: register_sidebar se llamó incorrectamente. No se ha definido el id id para la barra lateral «Sidebar Widget». Usando por defecto «sidebar-2». Establece manualmente el id id a «sidebar-2» para silenciar este mensaje y mantener el contenido actual de la barra lateral. Por favor, visita Depuración en WordPress para más información. (Este mensaje se añadió en la versión 4.2.0.) in /home/orula.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 4773

Notice: register_sidebar se llamó incorrectamente. No se ha definido el id id para la barra lateral «Footer Widget Left». Usando por defecto «sidebar-3». Establece manualmente el id id a «sidebar-3» para silenciar este mensaje y mantener el contenido actual de la barra lateral. Por favor, visita Depuración en WordPress para más información. (Este mensaje se añadió en la versión 4.2.0.) in /home/orula.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 4773

Notice: register_sidebar se llamó incorrectamente. No se ha definido el id id para la barra lateral «Footer Widget Right». Usando por defecto «sidebar-4». Establece manualmente el id id a «sidebar-4» para silenciar este mensaje y mantener el contenido actual de la barra lateral. Por favor, visita Depuración en WordPress para más información. (Este mensaje se añadió en la versión 4.2.0.) in /home/orula.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 4773
Orula y el hombre y los tres muñecos | Orula

Orula y el hombre y los tres muñecos

By signos de ifa
In Oddi

Notice: Undefined variable: translate in /home/orula.com/public_html/wp-content/themes/blueblog/functions.php on line 577
Mar 11th, 2017
0 Comments
344 Views

Había una vez un hombre que tenía 700 pesos, despilfarró la mitad y no deseaba que se le terminara la otra mitad. Por este motivo, el hombre fue a la casa de Orula y este le dijo que para que no se le acabara el dinero, hiciera rogación; pero él le respondió que no iba a gastar ni un centavo haciendo nada.

Elegguá, que estaba cerca, lo escuchó y se fue a buscar tres muñecos pequeños. A todos los llenó de espíritus, de manera que estos hablaran y se movieran. Entonces Elegguá se fue al mercado y se puso a esperar al individuo para vendérselos. Cuando lo vio, hizo que los muñecos hablaran y el hombre al ver aquello quedó tan maravillado, que le preguntó cuánto valía uno.

Elegguá le dijo que si quería comprar, tenían que ser los tres juntos. El hombre le preguntó cómo se llamaban y los muñequitos respondieron: «Masoquile, Adoquile y Alloquile».

El hombre, asombrado con todo lo que acababa de ver y oír, pensó que ese sí era un buen negocio y le preguntó a Elegguá cuánto valían los tres. Este le respondió que 350 pesos. Cuando el hombre llegó a su casa, puso los muñecos en su lugar. Al llegar la noche, los espíritus que estaban dentro de los muñecos salieron y comenzaron a hablar y asustaron al hombre, que por poco se vuelve loco. Después tuvo que venderlos en el mismo precio y hacer rogación como le había indicado Orula.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

facebook comments: