Oyekun Irete

By Orula
In
Aug 24th, 2014
0 Comments
397 Views

Patakín:
En este camino había un matrimonio donde el esposo era muy creyente y la mujer era incrédula. Esta se pasaba el día renegando y protestando de los santos. Ellos pasaban mucha miseria y vicisitudes y la mujer ponía al hombre al borde de la locura y la desesperación; cuando no se carecía de una cosa era de la otra. Ella decía: “mira la situación por la que estamos pasando y no acabamos de salir adelante”. Estas cosas se las decía todos los días, por más que él pedía que tuviera calma y fe, que las cosas se iban a resolver.

Pasaba el tiempo y las cosas seguían igual, hasta que un día Babalú Ayé viendo que esta mujer seguía renegando de los santos quería darle una limosna al hombre, pero no quería que la mujer la disfrutara. Entonces Babalú Ayé se le presentó al hombre y le dijo que le tenía una limosna y que se la traería para que él solo la disfrutara y que iba a darle un escarmiento a su mujer; que no le dijera nada, pero que esto iba a tocar muy de cerca a él y que él también lo sufriría.

Esta pareja tuvo una niña la que nada más que con 41 días de nacida se puso grave y se llena de granos ya que venía a cumplir el tiempo que le faltaba de otra reencarnación, es decir venía para ver la luz de este mundo. San Lázaro se le presenta en sueños a la mujer y le dice: yo he sido quien te ha llenado de granos y te ha puesto así. Entonces la madre dijo: que todo lo que le fuera a pasar a la niña que le pasara a ella, que lo que quería era salvarla ya que ella era culpable, entonces San Lázaro le dice a ella que tenía que usar una insignia de él durante
5 años. La mujer cumplió la promesa y así fue que se salvó su hija, vino la suerte y fueron felices.

Kaferefún Oluwo popo.

Nota: hay que coger San Lázaro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

facebook comments: