Oyekun Irete

By Orula
In
Aug 24th, 2014
0 Comments
583 Views

Patakín:

En la tierra de yana yana Ifá, gobernada por Oluwo popo, existía el control de distintas tierras. Debido a que Oluwo popo había hecho grandes consagraciones a su hijo, llamado Awayebe ni awo, convirtiéndolo en el acero del mundo, lo que lo hacía más fuerte que nadie. Deduciendo y resolviendo todos los problemas, en una forma u otra, ya que Oluwo popo le había enseñado un gran secreto. Él llamaba en sus momentos de apuro, para aumentar sus fuerzas, de la siguiente forma:

“Odara odara eni odara
Abeyeku Oluwo popo
Omo aberan laye awa yere
Ni awo”.

Y así, lo destruía todo a su forma. Un día Oshosi, preocupado por las visitas que realizaban Obatalá y Oggún, a la tierra de yana yana Ifá, decidió ir personalmente a dicha tierra, para ver lo que realmente pasaba. Por el camino cantaba: “bara Ikú laye layeo barala eni Shangó”.

Shangó, que escuchó este canto, se le presentó a Oshosi y le dijo: procura entrar de noche y que nadie te vea. Para que puedas oír y ver lo que allí está pasando y puedas venir y contarme. Porque allí lo que se está viviendo es la mentira, se engaña a todos los hijos de esa tierra y del mundo. Oluwo popo sabe mucho y ha querido hacer a su hijo, el más grande del mundo, pero aquí estoy yo.

Oshosi se disfrazó de mendigo y por la madrugada entró en la tierra de yana yana Ifá, sin que nadie lo viera. Oyéndolo todo y viendo lo que allí estaba pasando. La vida de Ofo leiteshu, que todos estaban viviendo. Cuando Oluwo popo se dio cuenta que Oshosi estaba en su tierra porque él ya se había quitado su disfraz de mendigo, llamó enseguida a su hijo Awayebe ni awo, lo puso al corriente de todo y de la presencia de Oshosi en la tierra de yana yana Ifá y que diera una fiesta grande.

Awayebe ni awo, localizó inmediatamente a Oshosi, lo saludó y se lamentó por no haberse anunciado, para rendirle los honores que él se merecía. Oshosi se excusó, diciéndole que no fue un viaje premeditado, que salió a camino y cuando vino a darse cuenta, ya estaba en aquella tierra. De todas formas le dijo Awayebe ni awo a Oshosi: “mañana, te vamos a rendir un gran homenaje”. Acto seguido, lo llevaron a descansar, al mejor lugar de aquella tierra. Sin embargo Oshosi rehusó aquella atención diciendo, que él prefería seguir caminando, viendo cómo se encontraba la población.

Awayebe ni awo se molestó por las palabras de Oshosi y trató de enfrentarse a este, para destruirlo, pero Oshosi, por su virtud, sacó una paloma y le dio eyerbale. Mientras todos miraban esta operación, volvió a convertirse, otra vez en mendigo, desapareciendo enseguida en busca de awo Aberele yebe Ifá, a quien le dijo; a ti te tienen aquí engañado y no te dejan ver lo que está pasando. Tenemos que ir enseguida para donde esta Shangó. Lo lograron, disfrazando también a awo Aberele yebe Ifá, de mendigo.

Cuando le contaron todo a Shangó, le dijo a su hijo: tienes que hacerle ebbo. El primero para que Oshosi, sin que nadie lo vea, vaya a la tierra de yana yana Ifá y haga la operación que yo le he indicado; el segundo ebbo, lo llevaré yo.

Así se hizo todo. Shangó salió con el ebbo para la tierra yana yana Ifá; enseguida que llegó allí, mató al pollo a la entrada, lo cocinó bien, lo sazonó y lo puso bien sabroso, por lo que Oluwo popo, que hacía tiempo tenía ganas de comer pollo, se entretuvo comiendo aquello, oportunidad que aprovechó Shangó, para llegar y presentarse a Awayebe ni awo, envuelto en candela. Lo que logró prendiéndole fuego a todos los palos. Al acercarse a Awayebe ni awo, este perdió la fuerza y fue vencido, por lo que el pueblo se botó para la calle. San Lázaro, que vio esto, salió corriendo hacia allá y se encontró con Shangó, que estaba molesto. Ya le había quitado todos los poderes a su hijo. Shangó le dijo a Oluwo popo: ahora, para que tu quedes bien con Obatalá y Olofin, a quien han venido engañando y para que no vuelva a ponerme bravo, tienes que arreglar todo lo malo que ha hecho tu hijo.

Nota: cuando se terminan de hacer todos los secretos de este signo, el babalawo limpia a todos con un pollo y gbogbo ashé y hará un oparaldo con el mismo, el que se colgará y se dará candela.

Nota: El que tiene este oddun, no recibe a San Lázaro. Se pone el ña con un inshe que lleva colgado, el cual se hace con el secreto de Oluwo popo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

facebook comments: