Oyekun Iroso

By Orula
In
Aug 28th, 2014
0 Comments
440 Views

Patakín:
En este camino en la tierra de banire vivía el hijo de Ifá quien tenía gran gobierno sobre esta tierra y todo el  mundo cuando acababa de comer se quedaba dormido sentado y el venía y le daba su gran secreto con adie dun  dun, llamando al gran poder de Ifá y el gran ashé que él tenía y le daba grandes poderes a la gente de esa tierra. Cuando él hacía esta ceremonia para quitar lo malo de la tierra y darle el poder decía cantando:“Oyekun Iroso kaferefun bawa Ifá nike karefún leyere ikú babowa Orunmila laderi babawa Ifá layere”.
Le daba las dos adie a Ifá y le daba el poder para que viniera el bien, invitaba a la gente de esa tierra a comer de esa adie y le ponía a Orunmila una igba con oni bombo cocinado, una con amala y una con caldo de ñame, una con oshinshin, una con erekinia y otra con ere de carita, un muñequito con bastante epo con  todo eso y le daban su camino. Entonces venía el hijo de ikú que se llamaba awo aberi biku y se comía la comida.
La  gente de la tierra donde vivía awo aberi biku, lo único que comía era osishinshin y amala y vivían con un gran temor, porque estos tenían un gran poder encima de ellos, ya que era ikú el que tenía todos los días esta comida y algunas veces traían adie, pero ikú viendo que ya  su hijo no tenía poder como awo  estaba roñosa y molesta, por lo que fue a quejarse a Obatalá y éste le dijo: “si tú tienes todos los poderes del mundo, por qué le has dado poco poder a tu hijo”, ésta se abochornó y fue donde estaba Osain y éste le dijo: “yo te voy hacer un  trabajo pero busca cuando arubu dudu esté dormido, tráeme leri, elese, raíz de caimito, vergonzosa, salvadera,  maravilla blanca y semilla, y cuando esté durmiendo coge un poco de cuero de ekute, tierra de distintas partes,  distintos bichos de la tierra, eIgi”.
Así  lo hizo, Ikú cuando iba hacia la casa de Osain cantaba: “Ikú babere Ikú, Ikú Osain barazun, Ikú babere Ikú”.
Osain lo oyó y dijo, ahí viene Ikú, Osain le hizo el trabajo y mandó a Ikú a que lo guardara en una mata de salvadera, cuando llegara a la tierra donde estaba  awo Ifá y soplar afoshe que le había entregado, y le dijo a Ikú: “a los 7 días y las 7 noches vas a amarrar a todo el mundo que este dormido en la tierra”.Como awo Ifá que era el hijo de Ifá le habían dicho que era gallina, tenía que tenerla amarrada en un lugar, que se sentara algún día, le diera lo que tenía que hacer, eya awo komo, awo Ifá viendo lo que estaba pasando, estaba asustado, cogió dos cocos, dos adie  y fue donde Ifá y éste le dijo: esa adie hay que dársela al gran secreto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

facebook comments: