Oyekun Tura

By Orula
In
Aug 24th, 2014
0 Comments
254 Views

Patakín:

A un pueblo llegó un babalawo llamado Oyekun Tura por mandato de dios, y éste estaba transfigurado en Santa Bárbara. Puso su bandera roja casi a la misma altura que la bandera del rey, y éste al enterarse lo mandó a buscar, por lo que se lo llevaron preso ante su presencia.

El rey encolerizado le preguntó a Oyekun que con qué autorización había puesto esa bandera, éste le contestó muy humildemente que estaba agradecido por la invitación que le había hecho y que había puesto la bandera por mandato de dios para adivinar. Entonces el rey le dijo que adivinara algo. Oyekun Tura le dijo al rey que él se encontraba satisfecho de todos sus bienes y cosas materiales de su reinado, pero que en cambio había un gran vacío espiritual, por lo que él había llegado para resolver esos problemas espirituales.

Además le dijo que el rey tenía en su alma una sombra que le oprimía grandemente, y era por la falta espiritual, y que el rey lloraría mucho. El rey se sintió humillado y soberbio le respondió a Oyekun Tura que él tenía una corona y que él sabía lo que hacía y que por lo tanto se cumpliera la ley. Acto seguido se llevaron a Oyekun Tura para la prisión, para degollarlo al día siguiente.

El rey tenía una hija sola y muy consentida, que hacía lo que a ella le daba la gana, al extremo que andaba sola a todas horas del día y la noche. Ella fue a la prisión y vio al preso y le dijo, qué capa de color rojo tan bonita tenía; entonces se la pidió a Oyekun Tura, él le contestó que ya no la necesitaba porque lo iban a matar al día siguiente y se la regaló a cambio de que ella le diera otra ropa. Esta le entregó la otra ropa llevándose la capa roja, andando por la noche con ella puesta.

Al día siguiente, agarraron a la muchacha de la capa, la montaron en un carro y la mataron. El rey estaba loco buscando a su hija, se revolucionó el reinado al saberse que la hija del rey había sido muerta y el prisionero estaba vivo. Entonces Oyekun Tura fue llamado nuevamente ante el rey quien lloroso, con el alma destrozada le devolvió la ropa y vio la realidad de la adivinación, autorizándole entonces para que pusiera la bandera donde él quisiera.

Nota: cuando se presenta este Ifá viene por osobo. Se ha hecho algo grave y tiene las cosas viradas. Esa persona representa al rey de esta historia y tiene una hija muy consentida y es casi seguro que la perderá o se la violen dentro de muy pronto, o se la desacrediten de cualquier forma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

facebook comments: