Más vale muchos pocos que pocos mucho