El Awó nunca dice mentiras porque Olofin está escuchando.