Los grandes Obases ruegan a Olofin por los grandes caídos.