El Awó no repite lo que oye, no habla lo que ve.