Odi Yeku

By Orula
In Oddi
Sep 14th, 2014
0 Comments
16682 Views

Tratado enciclopédico de Ifá

Odi Yeku
+
O I
O O
O O
O I

Odi Yeku diyeku olordafun barabaniregun aun ruku olOyá umbo unpolose ayarelo.

En este signo nace:

1.- Las caretas de Olokun.
2.- Los hijos.

Descripción del oddun.

Fue aquí donde hicieron las máscaras (caretas) para hacerles fiestas a los eggun y a Olokun. Este signo es el que se pinta en la atena para darle de comer. Por este Ifá no se le hace nada al enfermo, porque usted se puede morir y él se salva. El enfermo se cura.

Ifá fore: viene la riqueza y nace el comercio. Se le dan a Oyá 2 adie pupua.

Ifá fore: todo es inmejorable y le viene un hijo varón.

Ifá osobo Ikú: se coge un abanico y se echa fresco.

Ifá osobo: un difunto pide misa. Usted omo Shangó, respete a Oyá.

No se burle de nadie y menos de los borrachos, que a usted también le gusta la bebida. Su casa está desarreglada. Siempre cumpla lo que ofrezca y no se olvide del babalawo, ni se pelee con él, porque usted puede decir ciertas palabras que después le pesarán. No le desee mal a nadie, ni se maldiga a nadie. Recibirá un dinero que ha pedido.
Ruéguele a Obatalá con dos obi, ori, efun, y dos platos blancos nuevos, pidiéndole perdón por todo lo malo que ha hecho. Cuidado no lo maldigan. Vístase de blanco, asiente osha. Usted está enfermo del pecho.

Si en su casa hay alguien enfermo de cuidado, se curará. Todas sus cosas están desarregladas y es porque usted quiere, haga ebbo y después cumpla lo que ofrezca.

Si es hombre: soñó que no tenía mujer, después consiguió una y se le fue. Entonces hizo ebbo y encontró otra; cuando la que se fue supo que usted estaba bien, quiso volver y usted la despreció.

Si es mujer: la está enamorando un hombre que no le conviene, no debe aceptarlo porque por el camino viene otro que es el que le conviene, no lo desprecie.

Maferefún las canas. Respete a las personas canosas.

Ewe del signo: caña de castilla.

Obras de Odi Yekun.

Obra para resolver un dinero: Se le pone a baba 2 platos blancos con opolopo omi durante 16 días.

Ebbo: abo, owunko, akuko meta, bogbo tenuyen, bogbo mamu, bogbo asho, yarako. Después del ebbo se cuelgan las tiritas de cuero del abo en la entrada de la casa.

Ebbo: akuko, 2 eyele, una escalera, un perro, bogbo asho.

Ebbo: akuko, etu, tela de arañas del ile, atitan ile, abiti.

Ebbo: akuko, etu, tela de araña de su casa, eku, eya, epo, awado y $3.13.

Ebbo: akuko, una eure, dos adie, dos eyele, eku, eya, epo, awado, $16.00.

Rezo: Odi Yekun dillecu olordafun baraba miregun aun rucu olalla umbo umpelese allarelo. Idiculu olleculu adufafun olla abagugu caña de castilla melobillo ounko lebo.

Suyere: Odi shuku shuku idi yeku idi yeku yeku wolu afafa.

Dice Ifá Odi Yeku.

Que a usted la está enamorando un hombre que no le conviene, que no lo acepte, porque en el camino le viene otro que es el que la va a servir; no se burle de nadie ni de los imperfectos ni de los borrachos, porque a usted le gusta beber; usted soñó con una fiesta y todos en esa fiesta eran muertos. Y un hombre colorado quien la sacó de la reunión. Usted es hija de Santa Bárbara, su casa esta desarreglada, usted siempre cumpla con lo que ofrezca y no se olvide del babalawo ni pelee con él, porque usted ha de decir una palabra mala y se desgraciará; no le desee mal a nadie ni eche maldiciones; usted ha pedido un dinero y se lo han de dar; ruéguele usted a Obatalá si en su casa hay algún enfermo que se curará; usted está malo del pecho. Si es hombre el que se registra se le dice: que él estaba soñando que tenía mujer y que la que tenía se le fue. El hizo ebbo y encontró otra mujer y cuando la que se fue supo que estaba bien quiso volver y usted la despreció.

Refranes:

1.- Muere quien le toque.
2.- Todo aquel que encuentre la belleza y no la mire pronto será pobre.
3.- Nadie muere cuando quiere, sino cuando le toca.
4.- El perro que tiene un hueso en la boca no puede aullar.
5.- El chiquito se hace grande.
6.- El humo gobierna al mundo bien.
7.- Donde un perro mea, también mea su hermano.

Relación de historias o patakines de Odi Yekun.

1.- De como vino la riqueza.

Patakín:

Orunmila le pidió permiso a Olofin para arreglar el mundo y por medio de su virtud, que los árboles, las mujeres y los animales parieran y todo fue una gran felicidad. Al cabo de mucho tiempo Orunmila recibió un gran presente de todo el mundo, y vino la riqueza y el comercio.

2.- El camino de las canas.

Patakín:

Una vez se reunieron todos los seres de la tierra y acordaron que el que fuera más viejo, y con canas, tenía que morir, para que lo sustituyera un joven. Orunmila tenía canas y le dijeron que él tenía que morirse para que lo sustituyera un joven, según el acuerdo. Orunmila le contestó: que bien, se registró e Ifá marcó ebbo con: carnero blanco y que se repartiera la carne entre los convidados, y que el cuero lo pusiera en tiritas en un cordel a la entrada de la casa, en la puerta para que todo el que pasara el umbral de la puerta, tropezara con su cabeza.

Según iban pasando las cabezas se ponían blancas. Concluida la fiesta Orunmila dijo: todos los que tengamos canas tenemos que morir, y no habrá quien gobierne. Se miraron unos a los otros sus respectivas cabezas y entonces revocaron el acuerdo que todo el mundo se muere cuando le toque. Y quedó designado Orunmila para gobernar.

3.- Abaniku el chacal.

Patakín:

Aconteció una vez, que un chacal llegó a una ciudad situada en el lindero de la selva. Los perros de la ciudad en cuanto descubrieron al chacal, se lanzaron contra él ladrando. Tan asustado estaba el chacal, que huyendo de los perros de un salto entró en la casa de un tintorero, como iba ciego de terror, no vio donde se metía y fue a caer, en una gran cuba, llena de azul de índigo, que había preparado el tintorero.

Con muchas fatigas, consiguió el chacal salir de la cuba de tinte y se dispuso a esperar su fin, temblando de angustia y miedo ante los perros. Pero los perros retrocedieron. Ante ellos no vieron al chacal que habían estado persiguiendo, ante ellos aparecía algo desconcertante: un chacal azul. Los perros metieron el rabo entre las patas y se marcharon. El chacal aprovechó la oportunidad y huyó a la selva. Desde aquella aventura, quedó convertido en un chacal azul, pues el tinte índigo se le había fijado bien en su cuerpo.

Todos los animales de la selva cuando lo veían pasar retrocedían espantados. Ellos nunca habían visto en la selva un animal semejante, incluso el tigre, la pantera, los osos y los lobos, huían al ver al chacal. Todos se decían, ay de nosotros, de donde vendrá ese ser desconocido. No sabemos lo fuerte y poderoso que podrá ser, quien sabe si nos matará a todos. El chacal aprovecho la oportunidad que se le presentaba al ver que todos le temían y se puso a pensar en la forma de sacarle provecho a esta situación. Llamó a los animales que huían desconcertados ante él y les dijo: no huyáis, no me temáis. El dios de los animales me ha llamado esta noche ante su presencia y me ha hablado así, puesto que los animales no tienen rey, él me ha elegido a mí, para que reine sobre mis hermanos de la selva. Así fue como el chacal quedó como rey de todos los animales y su sobrenombre fue Abaniku.

Cuando Abaniku hubo dicho esto, se le acercaron los animales. El tigre de piel rayada habló humilde en nombre de todos diciendo: señor y soberano, danos órdenes y te obedeceremos. A cada animal le dio un cargo con excepción de los de su misma especie a los cuales los desterró sin darles ninguna explicación. El chacal vivía sin preocupaciones y en medio de la abundancia. El tigre y las demás fieras iban de cacería y le traían las mejores piezas, poniéndoselas a sus pies, pero él las repartía como conviene a un buen soberano, dando una parte a cada animal de su corte. Un día estando en el consejo de estado, oyó a lo lejos el aullido quejumbroso de unos chacales, Abaniku se quedó hecho una pieza, erizó toda su piel azul. Los ojos se le llenaron de lágrimas y antes de que pudiera pensar lo que hacía, se le escapó un estridente aullido, en respuesta a los lejanos chacales.

El tigre y todos los demás animales, se estremecieron y dijeron: es el aullido de un chacal, un miserable chacal. Nos ha engañado, murmuraron los demás animales, que hasta entonces habían sido sus súbditos. Acto seguido lo atacaron furiosamente, lo mataron y lo devoraron.

Nota: el que renuncia a sus amigos y traba amistad con los extraños morirá como Abaniku el chacal.

4.- El camino de las máscaras.

Ebbo: akuko meyi, 16 eyele, bogbo tenuyen, opolopo owo.

Patakín:

Cuando los arboles llegaron al mundo fueron a ver a Orunmila, para ver de qué forma ellos podían obtener la consideración en la vida. Orunmila les vio este Ifá y les marcó ebbo con 16 eyele y owo meridilogún. Ninguno de los arboles hizo el ebbo. Iki amojo, al que Orunmila le explicó que después le debía hacer otro ebbo con akuko meyi y con owo meridilogún, para proteger su cuerpo contra las brujerías y los peligros, debía darle los akuko meyi a Elegua. Amojo dijo que lo que él buscaba era la consideración y ya que la había conseguido no necesitaba proteger su cuerpo.

Orunmila había ido a ver a Olofin, quien lo había llamado, pues la tierra estaba secándose, los niños se morían y las mujeres no parían. Mas los árboles ignoraban esta situación. Orunmila hizo osode y vio este Ifá y le marcó darle dos chivos a Elegua y dos akuko, que obori con 16 eyele. Olofin llamó a Oggún para pedirle consejo, pues quería que todo le saliera más barato e hizo llamar a Elegua.

Oggún fue a ver a Iki amojo y le escupió el tronco, boca, ojos, nariz y orejas. Preparó entonces muchas caretas y regresó donde Olofin, diciéndole que dentro de siete días le daría la respuesta. Ese día tocaron los tambores de Ifa, llamando a todos los babalawos y hombres poderosos de la corte de Olofin. Cuando estuvieron reunidos, Olofin les entregó las máscaras a cada uno y les dijo: esto es Ogunra, es el espíritu adamu-orisha y ustedes deben bailar al ritmo del tambor, para consagrar las máscaras.

Suyere: telemishe telemishe Odi Yeku aña amojo oguara.

Y los hombres enmascarados danzaron de la mañana a la noche. En la noche Elegua se fue a ver a Oggún y le dijo que Orunmila le había marcado ebbo a omojo y él no lo hizo. Pues para él dijo Oggún, nosotros cogeremos todas las máscaras y las meteremos en los sacos que colgaremos de las paredes, para dejar que el comején le coma los ojos y la nariz de amojo. Cuando esto suceda, la enfermedad devorará sus cuerpos. Pues como él hizo ebbo para el honor, él tendrá el honor de que lo usen para tallar las máscaras, pero como él no hizo ebbo para su cuerpo, estas máscaras serán devoradas por el comején. Y con eso volvió la felicidad a la tierra, pues las máscaras tranquilizaron a los eggun.

Nota: aquí se explica el por qué se renuevan las máscaras. Este signo es el que se le pone a las máscaras para darle de comer.

Patakines de Odi Yekun

*Odi Yekun

Patakín:

Orunmila le pidió permiso a Olofin para arreglar el mundo y por medio de su virtud, que los árboles, las mujeres y los animales parieran y todo fue una gran felicidad. Al cabo de mucho tiempo Orunmila recibió un gran presente de todo el mundo, y vino la riqueza y el comercio.
*******

*Odi Yekun

Patakín:

Una vez se reunieron todos los seres de la tierra y acordaron que el que fuera más viejo, y con canas, tenía que morir, para que lo sustituyera un joven. Orunmila tenía canas y le dijeron que él tenía que morirse para que lo sustituyera un joven, según el acuerdo. Orunmila le contestó: que bien, se registró e Ifá marcó ebbo con: carnero blanco y que se repartiera la carne entre los convidados, y que el cuero lo pusiera en tiritas en un cordel a la entrada de la casa, en la puerta para que todo el que pasara el umbral de la puerta, tropezara con su cabeza.

Según iban pasando las cabezas se ponían blancas. Concluida la fiesta Orunmila dijo: todos los que tengamos canas tenemos que morir, y no habrá quien gobierne. Se miraron unos a los otros sus respectivas cabezas y entonces revocaron el acuerdo que todo el mundo se muere cuando le toque. Y quedó designado Orunmila para gobernar.
*******

*Odi Yekun

Patakín:

Aconteció una vez, que un chacal llegó a una ciudad situada en el lindero de la selva. Los perros de la ciudad en cuanto descubrieron al chacal, se lanzaron contra él ladrando. Tan asustado estaba el chacal, que huyendo de los perros de un salto entró en la casa de un tintorero, como iba ciego de terror, no vio donde se metía y fue a caer, en una gran cuba, llena de azul de índigo, que había preparado el tintorero.

Con muchas fatigas, consiguió el chacal salir de la cuba de tinte y se dispuso a esperar su fin, temblando de angustia y miedo ante los perros. Pero los perros retrocedieron. Ante ellos no vieron al chacal que habían estado persiguiendo, ante ellos aparecía algo desconcertante: un chacal azul. Los perros metieron el rabo entre las patas y se marcharon. El chacal aprovechó la oportunidad y huyó a la selva. Desde aquella aventura, quedó convertido en un chacal azul, pues el tinte índigo se le había fijado bien en su cuerpo.

Todos los animales de la selva cuando lo veían pasar retrocedían espantados. Ellos nunca habían visto en la selva un animal semejante, incluso el tigre, la pantera, los osos y los lobos, huían al ver al chacal. Todos se decían, ay de nosotros, de donde vendrá ese ser desconocido. No sabemos lo fuerte y poderoso que podrá ser, quien sabe si nos matará a todos. El chacal aprovecho la oportunidad que se le presentaba al ver que todos le temían y se puso a pensar en la forma de sacarle provecho a esta situación. Llamó a los animales que huían desconcertados ante él y les dijo: no huyáis, no me temáis. El dios de los animales me ha llamado esta noche ante su presencia y me ha hablado así, puesto que los animales no tienen rey, él me ha elegido a mí, para que reine sobre mis hermanos de la selva. Así fue como el chacal quedó como rey de todos los animales y su sobrenombre fue Abaniku.

Cuando Abaniku hubo dicho esto, se le acercaron los animales. El tigre de piel rayada habló humilde en nombre de todos diciendo: señor y soberano, danos órdenes y te obedeceremos. A cada animal le dio un cargo con excepción de los de su misma especie a los cuales los desterró sin darles ninguna explicación. El chacal vivía sin preocupaciones y en medio de la abundancia. El tigre y las demás fieras iban de cacería y le traían las mejores piezas, poniéndoselas a sus pies, pero él las repartía como conviene a un buen soberano, dando una parte a cada animal de su corte. Un día estando en el consejo de estado, oyó a lo lejos el aullido quejumbroso de unos chacales, Abaniku se quedó hecho una pieza, erizó toda su piel azul. Los ojos se le llenaron de lágrimas y antes de que pudiera pensar lo que hacía, se le escapó un estridente aullido, en respuesta a los lejanos chacales.

El tigre y todos los demás animales, se estremecieron y dijeron: es el aullido de un chacal, un miserable chacal. Nos ha engañado, murmuraron los demás animales, que hasta entonces habían sido sus súbditos. Acto seguido lo atacaron furiosamente, lo mataron y lo devoraron.

Nota: el que renuncia a sus amigos y traba amistad con los extraños morirá como Abaniku el chacal.
*******

*Odi Yekun

Patakín:

Cuando los arboles llegaron al mundo fueron a ver a Orunmila, para ver de qué forma ellos podían obtener la consideración en la vida. Orunmila les vio este Ifá y les marcó ebbo con 16 eyele y owo meridilogún. Ninguno de los arboles hizo el ebbo. Iki amojo, al que Orunmila le explicó que después le debía hacer otro ebbo con akuko meyi y con owo meridilogún, para proteger su cuerpo contra las brujerías y los peligros, debía darle los akuko meyi a Elegua. Amojo dijo que lo que él buscaba era la consideración y ya que la había conseguido no necesitaba proteger su cuerpo.

Orunmila había ido a ver a Olofin, quien lo había llamado, pues la tierra estaba secándose, los niños se morían y las mujeres no parían. Mas los árboles ignoraban esta situación. Orunmila hizo osode y vio este Ifá y le marcó darle dos chivos a Elegua y dos akuko, que obori con 16 eyele. Olofin llamó a Oggún para pedirle consejo, pues quería que todo le saliera más barato e hizo llamar a Elegua.

Oggún fue a ver a Iki amojo y le escupió el tronco, boca, ojos, nariz y orejas. Preparó entonces muchas caretas y regresó donde Olofin, diciéndole que dentro de siete días le daría la respuesta. Ese día tocaron los tambores de Ifa, llamando a todos los babalawos y hombres poderosos de la corte de Olofin. Cuando estuvieron reunidos, Olofin les entregó las máscaras a cada uno y les dijo: esto es Ogunra, es el espíritu adamu-orisha y ustedes deben bailar al ritmo del tambor, para consagrar las máscaras.
*******

Ebboses de Odi Yekun

* Ebbo: abo, owunko, akuko meta, bogbo tenuyen, bogbo mamu, bogbo asho, yarako. Después del ebbo se cuelgan las tiritas de cuero del abo en la entrada de la casa.
*******

* Ebbo: akuko, 2 eyele, una escalera, un perro, bogbo asho.
*******

* Ebbo: akuko, etu, tela de arañas del ile, atitan ile, abiti.
*******

* Ebbo: akuko, etu, tela de araña de su casa, eku, eya, epo, awado y $3.13.
*******

* Ebbo: akuko, una eure, dos adie, dos eyele, eku, eya, epo, awado, $16.00.
*******

* Ebbo: akuko meyi, 16 eyele, bogbo tenuyen, opolopo owo.
*******

Rezos y Suyeres de Odi Yekun

*Rezo: Odi Yekun dillecu olordafun baraba miregun aun rucu olalla umbo umpelese allarelo. Idiculu olleculu adufafun olla abagugu caña de castilla melobillo ounko lebo
*******

*Suyere: Odi shuku shuku idi yeku idi yeku yeku wolu afafa.
*******

*Suyere: telemishe telemishe Odi Yeku aña amojo oguara.
*******

Contenido relacionados

  • odi yekun ifa
  • odi yekun
  • oddi yeku
  • Odu IDiyeku
  • okana odi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

facebook comments: